La dura historia de Mariam tiene un final feliz