Ser árbitro en divisiones inferiores, una profesión de riesgo