El árbitro saca una pistola en vez de la tarjeta roja