El árbitro gay que denunció agresiones homófobas abandona el fútbol