El árbitro ataca con saña a un jugador