Un árbitro de 17 años pierde el bazo por una paliza de un jugador que era policía