Día de partido para el Arandina: el silencio se apodera de seguidores y rivales