"Me agarraron las manos, no me dejaron salir del piso y me sentí intimidada"