Las arañas podrían comernos a todos y... se quedarían con hambre