Le arañaban la tripa con cañas de bambú, el acoso escolar que un colegio no evitó