Aparece un grafiti en la portada románica de la catedral de Santiago de Compostela