Un estudio culpa a las drogas y la antigüedad de los coches del aumento de accidentes