La antigua cárcel de Segovia se reabre al arte