Con 47 años descubre que fue un niño robado