Una agencia de modelos captaba a jóvenes en una clínica para enfermos de anorexia