Los animales, muy vulnerables a las altas temperaturas