Los animales también sufren las consecuencias de la crecida del río Ebro