Andreu Coll asesinó a su padre para heredar más de 40 millones de euros