Las redes se movilizan por unos ancianos que viven en la calle y no quieren separarse