Una anciana de 91 años, robada en el supermercado, protagoniza una entrañable escena