La Guardia Civil cree que la muerte de la hija de Ana Julia no fue un accidente