Tres alumnas de León arrojan lejía a los ojos de un compañero con síndrome de Asperger