Aumentan los calvos por culpa de la crisis económica