El estrés, la mala alimentación y la falta de ejercicio, tras la mayoría de enfermedades cardiovasculares