Descubre qué tienen en común una taza de té y los abusos sexuales