El 56% de los ahogamientos infantiles ocurren en piscinas privadas