El agresor ultra del Betis, en libertad con cargos