El agresor de la Diagonal se enfrenta a una pena de siete años de cárcel