"Vi que se metía las manos en los bolsillos y pensé que iba a sacar algo", así justifica el portero el brutal puñetazo