Yago Lamela, el hombre que voló más alto