Las aglomeraciones inundan los centros de la ciudad