El rastro de sangre de la maleta llevó al policía asesinado hasta el presunto descuartizador de Valencia