Los afectados por las preferentes se enfrentan ahora a denuncias por desorden público