La niebla obliga al aeropuerto de Barajas a regular el número de aterrizajes