Una web de adulterios recibe más de 52.000 visitas desde el Parlamento británico