Una adolescente de 18 años, postrada en la cama sin saber que enfermedad padece