Una adolescente de 300 kilos, ingresada tras pasar semanas atrapada en su sofá