Le asesinan delante de su hijo pequeño por pedirles que bajaran el volumen de su música