Los colegios son reticentes a admitir casos de acoso escolar en sus aulas