Sin casco y con el móvil en la mano sobre una moto...no puede terminar bien