El conductor del autobús de Avilés arrolló todo lo que se encontró durante 300 metros