Con 12 años, Carlos intenta superar el horror del accidente del Alvia