El abad de Montserrat se "solidariza con el dolor" de las víctimas de abusos sexuales