Una niña de cinco años revela con un dibujo cómo un pastor evangélico abusó de ella