“Es absurdo entrar en una competición por ver quién es más liberal”