El 'abrazo viral' que ni la muerte podrá borrar