El asesinato de un hombre en Tenerife podría tratarse de un ajuste de cuentas