Zombis, fantasmas y seres malignos campan a sus anchas por las calles de Orense