El World Pride deja ganancias, pero no tantas como se esperaba