Wingfly, el deporte extremo más peligroso